7 de mayo de 2012

San Francisco de Asís y su “tremenda locura”


A los contemporáneos que no podían ciertamente presagiar el futuro que estaba abriéndose ante ellos, la persona y la acción de Francisco, tan nuevas, tan diferentes a los esquemas establecidos y a la lógica común, fácilmente les pudieron parecer extrañas y sospechosas. Y no les faltaba parte de razón. ¡Tremenda “locura” fue en realidad la del hijo de Pietro Benardone! Pero tan transparentemente inspirada en la de Jesucristo, que burlas y desconfianzas dejaron bien pronto paso al asombro y espera gozosa de una desbordante primavera de la Iglesia. La esencia de esta novedad consistió en que san Francisco de Asís supo re-descubrir de nuevo a los cristianos de su tiempo y a los de los tiempos posteriores, el gusto áspero y robusto del Evangelio tal como es, genuino y sincero, radical y fuerte, luz que brilla e ilumina, también fuego que quema dentro; y que sólo a quien sabe aceptarlo y se decide a vivirlo en su integridad descubre el tesoro oculto que se esconde tras él, fuente de gozo inmenso. Este fue y sigue siendo “el mayor acierto” de san Francisco, ¡y su mejor legado!: haber encendido y continuar encendiendo en innumerables almas el deseo, la esperanza, la búsqueda de una alegría tan verdadera, de una belleza tan radiante, -la de Cristo y su Evangelio- que no parecen de este mundo. Gracias a Dios, esta capacidad no se ha agotado en nuestros días y continúa atrayendo con fuerza a muchos jóvenes a la vida franciscana.

Y tú, amigo, ¿no has pensado que quizás el Señor te esté llamando a encender este deseo, esta esperanza y esta búsqueda en tantos corazones? Si en ti esta llamada resuena con fuerza, no la acalles. ¡Te esperamos! 

Fray Abel García o Fray Juan Cormenzana
vocacionesfranciscanas@pazybien.org