Confianza...


Quizás, desde hace tiempo, sientes que te falta algo, que te falta Alguien... A primera vista todo parece en orden en tu vida: el trabajo, los estudios, las relaciones, el deporte, etc. Y sin embargo, con frecuencia te preguntas: «¿Por qué todas estas cosas no me llenan totalmente?». Cuando piensas en ello sientes dentro como un vacío difícil de explicar y, a la vez, unas ganas locas de buscar «algo más». ¡Porque tiene que haber algo más! ¿Y si estuviera Dios detrás de ese deseo sincero de servir, de entregar tu tiempo, tus fuerzas, tus capacidades, tu vida entera? Sólo te queda descubrirlo. El camino de la vocación precisa la valentía de afrontar la aventura, la lucidez de compartir lo que sientes con alguien que pueda ayudarte (un sacerdote, un religioso/a, un amigo...) y, por encima de todo, la decisión libre de poner tu confianza en Aquel que te ama desde siempre. Él no te defraudará, ¡no lo dudes! Y dará respuesta a tus búsquedas. Decía un santo: «¡Soñad (con lo que Dios quiere de vosotros) y siempre os quedaréis cortos!».

Para ello es importante que estés atento a los gestos del Señor en tu camino. Él te habla a través de acontecimientos, a través de personas, a través de encuentros; y es preciso que estés atento a todo esto y no lo dejes pasar. Es más: es preciso que poco a poco entres realmente en amistad con Cristo, en una relación personal con Él. No te limites a saber quién es Jesús a través de los demás o de los libros, no te quedes sólo con su mensaje... Con Cristo se puede vivir una relación cada vez más profunda de amistad personal, en la que puedes descubrir lo que realmente quiere de ti, como les ocurrió a los primeros discípulos: que estés con Él y que en su nombre anuncies su Evangelio, quizás entregándote totalmente en el sacerdocio o en la vida religiosa. 

¿Estás dispuesto a asumir el riesgo de confiar en Cristo, como el apóstol Pablo, como san Francisco y tantos otros? Mira a tu alrededor y fíjate de cuántas maneras sencillas, pero ciertas, el Señor te está diciendo que quiere contar contigo, que espera tu sí. 

Entradas populares