19 de junio de 2012

¿Qué visibilidad para hoy?


Nos vamos convenciendo cada vez más de que el ofrecimiento de un testimonio de fe, en la realidad que nos va tocando vivir, debe aliarse con un elemento muy valioso: la visibilidad. Esta dimensión es de vital importancia. Fray Giacomo Bini propone “el tipo de visibilidad que significa, que reenvía, una visibilidad elocuente, teocéntrica, que habla, etc. No la apariencia, no la exterioridad antropocéntrica, no la búsqueda del éxito” (G. Bini. Selecciones de Franciscanismo, 2010). ¿Qué visibilidad? La visibilidad de puertas abiertas y acogida fraterna; la de compartir la mesa y la celebración de la fe; la de escuchar y dialogar; la del hábito religioso u otros signos franciscanos; la del silencio orante y el rostro sereno. La visibilidad de “salir al encuentro de la gente y anunciar con palabras y hechos la Buena Nueva del Evangelio; la de la pastoral del timbre”, tal como sugirió monseñor Dominique Rey en el primer congreso de la nueva evangelización el pasado enero en Manresa. La “pastoral del puerta a puerta” practicada ya por nuestros frailes de la Custodia de Francia... (Franciscanos Conventuales de España. Aportación de un hermano al Capítulo provincial, mayo 2012).