16 de julio de 2012

Ángelus del Papa “cien por cien franciscano”


Ayer, con motivo de la fiesta litúrgica de san Buenaventura, el Papa Benedicto XVI dio muestras, una vez más, de su amor a san Francisco y a la Orden por él fundada. Sirviéndose del testimonio del Pobrecillo y a la luz de lo que narra san Buenaventura en su Leyenda Mayor, el Papa ofreció antes de la oración del Ángelus una breve pero hermosa meditación sobre las lecturas de la misa del XVº domingo del tiempo ordinario. Con Cristo en el centro, ¡siempre!   

¡Queridos hermanos y hermanas!

En el calendario litúrgico, el 15 de julio es la memoria de san Buenaventura de Bagnoregio, franciscano, doctor de la Iglesia y sucesor de san Francisco de Asís en el gobierno de la Orden de los Frailes Menores. Él escribió la primera biografía oficial de Francisco, y al final de su vida fue también obispo de la diócesis de Albano. En una de sus cartas, Buenaventura escribe: “Confieso ante Dios que la razón que me hizo amar más la vida del beato Francisco es que es similar al origen y al crecimiento de la Iglesia” (Epistula de tribus quaestionibus). Estas palabras nos dirigen directamente al evangelio de este domingo, que presenta el primer envío en misión de los Doce Apóstoles de parte de Jesús. “Jesús llamó a los Doce -narra san Marcos- y comenzó a enviarlos de dos en dos... Y les ordenó que nada tomasen para el camino, fuera de un bastón: ni pan, ni alforja, ni dinero en el cinturón: sino calzados con sandalias y que no vistan dos túnicas” (Mc 6, 7-9 ).

Francisco de Asís, después de su conversión, practicó a la letra este Evangelio, convirtiéndose en un fiel testigo de Jesús; y asociado de un modo especial al misterio de la Cruz, fue transformado en un “otro Cristo”, como san Buenaventura lo presenta. Toda la vida de san Buenaventura, así como su teología, tiene como centro de inspiración a Jesucristo. Esta centralidad de Cristo la encontramos en la segunda lectura en la Misa de hoy (Ef 1,3-14), el famoso himno de la Carta de Pablo a los Efesios, que comienza así: “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo”. El Apóstol muestra cómo se ha realizado este designio de bendición, en cuatro etapas que comienzan todos con la misma expresión “en Él”, refiriéndose a Jesucristo. “En él”, el Padre nos ha elegido antes de la fundación del mundo; “en Él” tenemos la redención por su sangre; “en Él” nos hemos convertido en herederos, predestinados a ser “alabanza de su gloria”; “en Él”, cuantos creen en el Evangelio fueron sellados con el Espíritu Santo.

Este himno paulino contiene el punto de vista de la historia que san Buenaventura ha contribuido a difundir en la Iglesia: toda la historia tiene como centro a Cristo, el cual garantiza también novedad y renovación a cada época. En Jesús, Dios ha hablado y ha dado todo, y ya que Él es un tesoro inagotable, el Espíritu Santo no deja nunca de revelar y actualizar su misterio. Por lo tanto, la obra de Cristo y de la Iglesia no vuelve hacia atrás nunca, sino que avanza siempre.

Queridos amigos, invoquemos a María Santísima, a quien mañana celebraremos como la Virgen del Monte Carmelo, para que nos ayude, como a san Francisco y a san Buenaventura, para responder generosamente a la llamada del Señor, para proclamar su Evangelio de salvación con la palabra y sobre todo con la vida.