Confianza y determinación


Querer tenerlo todo claro o esperar la confirmación decisiva y evidente por parte de Dios ante de tomar la decisión, son dos reacciones (normales) que podemos experimentar a lo largo del tiempo de búsqueda vocacional. El problema es que pueden convertirse en justificaciones que esconden un ansia de seguridad y el deseo de una certeza tal que nunca vamos a tener y que, por supuesto, no pedimos a Dios en otros asuntos. 

La vocación es como un granito de mostaza: es la más pequeña de todas las semillas. Muy a menudo genera en nosotros dudas e incertidumbres; es negada y desmentida, a veces corre el riesgo de ser sofocada por otras expectativas y proyectos; hasta incluso se la mira con recelo y desconfianza, como si fuese una semilla de infelicidad. ¡Necesitamos luz y confianza en el corazón para caer en la cuenta de que esa semilla esconde una fuerza y una energía impresionantes! Y que al venir de Dios, que no es nuestro rival o alguien celoso de nuestra felicidad, sólo puede madurar y dar frutos buenos, para nuestra vida y para la vida de los demás. Luz y confianza que ahuyentan los temores, disipan las dudas y vencen nuestro vértigo para poder dar el siguiente paso.

El Señor, llamándonos, no nos indica exactamente lo que deberíamos hacer. Eso nos lo irá revelando poco a poco, a través de signos, personas, experiencias, en la oración... Su llamada es ante todo un encuentro que nos abre a algo nuevo” e infunde en nuestro corazón determinación y confianza: ¡Él nunca nos dejará caer en el vacío o nos engañará con su propuesta! Si nos abrimos a la confianza y decidimos ponernos en camino, paso a paso, entonces experimentamos que el pequeño grano de mostaza comienza a crecer porque es una semilla que posee una gran fuerza, despertando en nosotros energías insospechadas y una alegría hasta entonces desconocida. Pero para ello, hay que atreverse a dar el primer paso... Todo sería mucho más fácil si nos fiáramos. Lo único que se nos pide ahora es dar el primer paso. Luego, ¡Dios dirá!

Entradas populares