La Orden Franciscana en el Sínodo sobre la Nueva Evangelización (II): Las Órdenes mendicantes


Aportación de Fray P. Mauro JÖHRI, O.F.M. Cap., Ministro General de la Orden Franciscana de los Frailes Menores Capuchinos: Sobre las Órdenes mendicantes 

Las Órdenes mendicantes contribuirán a la nueva evangelización en la medida en que sepan renovarse conforme al carisma de su fundador y en atenta escucha de las complejas situaciones de nuestro tiempo. Se nos pide una fidelidad creativa como la supo vivir profundamente de modo ejemplar - pongo el ejemplo que me está más cerca - San Francisco de Asís. ¿En qué sentido se puede hablar de Francisco como de un “hombre verdaderamente nuevo”?

Creo poder afirmar que él fue un hombre verdaderamente nuevo porque supo proponer de nuevo, de un modo fuerte y convincente, a Jesucristo y su Evangelio. No se puso en el puesto de Cristo: de ninguna manera. Francisco descubrió a Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, como se descubre el tesoro escondido en el campo. Una vez descubierto el tesoro que es Cristo, Éste motivó y acompañó todas las elecciones de la vida de Francisco. Y para entrar en plena posesión de este tesoro, para ser profundamente transformado mediante el contacto con la persona de Cristo, Francisco abandonó todo, rompió con la familia, asumió una existencia sin seguridades, renunció a toda forma de contestación para iniciar un estilo de vida que entonces era completamente inédito. Puso a Cristo en el centro de su vida, lo servía en los leprosos, se retiraba gustosamente a vivir en los eremitorios, iba por las plazas predicando la conversión.

Nosotros, religiosos, estamos llamados a poner a Cristo con decisión en el centro de nuestra vida; y esto lleva consigo tener el valor de testimoniarlo abiertamente. No debemos tener miedo de decir que por Él y sólo por Él hemos elegido abrazar la vida religiosa y vivir en recíproca dependencia en fraternidad. Estamos invitados a afirmar que sólo de Él esperamos la recompensa por nuestras renuncias y que la parte mejor todavía debe venir.

Entradas populares