ANTE LA RENUNCIA DEL PAPA BENEDICTO XVI


¡GRACIAS SANTO PADRE!

Por todo lo que ha hecho por la Iglesia de Dios. Por su humildad. Por habernos confirmado en la fe con su luminoso magisterio. Por su valentía a la hora de afrontar tantas cuestiones difíciles, aún sin ser muchas veces comprendido, y por haber sabido decir, por el bien de la Iglesia, “no puedo más”. Le encomendamos en nuestras oraciones y pedimos la intercesión del padre san Francisco para este tiempo especial que se abre en la Iglesia, en espera de la elección de un nuevo Papa. Ubi Petrus ibi Franciscus!

De entre las muchas palabras que podríamos recordar de Benedicto XVI, queremos rescatar las que dirigió a toda la Familia Franciscana en el año 2009, con motivo de los 800 años del carisma franciscano, porque contienen algunas claves preciosas y de gran actualidad para nuestra vocación y misión:

«Mientras alabáis y dais gracias al Señor, que os ha llamado a formar parte de una "familia" tan grande y hermosa, permaneced en escucha de lo que el Espíritu le dice hoy, en cada uno de sus miembros, para seguir anunciando con pasión el reino de Dios, tras las huellas del seráfico padre Francisco... Que todo hermano y toda hermana conserve siempre un alma contemplativa, sencilla y alegre: volved siempre a caminar desde Cristo, como san Francisco partió de la mirada del Crucifijo de San Damián y del encuentro con el leproso, para ver el rostro de Cristo en los hermanos que sufren y llevar a todos su paz. Sed testigos de la "belleza" de Dios, que san Francisco supo cantar contemplando las maravillas de la creación, y que le hizo exclamar dirigiéndose al Altísimo: "¡Tú eres belleza!". Seguid "reparando la casa" del Señor Jesucristo, su Iglesia. Como san Francisco, comenzad siempre por vosotros mismos. Nosotros somos la primera casa que Dios quiere restaurar. Si sois siempre capaces de renovaros en el espíritu del Evangelio, seguiréis ayudando a los pastores de la Iglesia a hacer cada vez más hermoso su rostro de esposa de Cristo. Esto es lo que el Papa, hoy como en los orígenes, espera de vosotros».

Entradas populares