Vocación = transformar el SI... en un ¡SÍ!



Si la confianza estuviera al principio de todo… Si aprendiéremos a acoger la Palabra del Señor en nuestro corazón, sin ponerle tantas trabas… Si nos dejáramos guiar más por la presencia eficaz de su gracia en nosotros que por nuestros cálculos y miedos… Si nos fiáramos del “proyecto” de Dios para nosotros más que de los nuestros… Si nos convenciéramos de que sólo se camina y se crece confiando… Si nos atreviéramos a pronunciar nuestro “sí” y a dar el siguiente paso, aun sin tenerlo todo claro… Si nos decidiéramos a seguir a Cristo, dándole toda nuestra confianza, aceptando lo que nos pida…

LA VOCACIÓN, A FIN DE CUENTAS, CONSISTE EN TRANSFORMAR EL SI... EN UN SÍ

No dejes que el “mañana, mañana” o el si... pero de tu respuesta 
acaben por ahogar la llamada del Señor y la posibilidad de ser auténticamente feliz.

Amigo, te animamos a que pidas ayuda y compartas lo que estás viviendo con un sacerdote o religioso/a. No tengas miedo: no te van a comer la cabeza, ni a convencerte de que tienes que “hacerte cura o fraile”. Ellos sólo te ayudarán a reconocer lo que Dios quiere de ti, lo cual llenará tu corazón y tu vida entera de alegría. Y si Dios te llama a ser franciscano, ¡aquí nos tienes!

¡Al Señor Jesús gloria y alabanza!

Entradas populares