NO ES BUENO CAMINAR SOLOS

Quizás desde hace tiempo bulle en tu corazón un deseo, una ilusión, una inquietud que no te deja tranquilo aun en medio de la aparente normalidad de tu vida... Y te preguntas: “¿Qué me está pasando? ¿Por qué hay palabras, personas, acontecimientos que, casi sin saber por qué, me están tocando el corazón especialmente? Hasta no hace mucho pasaban casi desapercibidos, sin embargo ahora me llegan, me calan, me hieren. ¿Qué sentido tiene todo esto? ¿Por qué esta circunstancia, por qué este encuentro, por qué esta alegría cuando pienso en…?”

Poco a poco estás advirtiendo, bajo todas esas circunstancias, un “lenguaje misterioso” con el que quizás Alguien (¿Dios?) te está diciendo que quiere contar contigo, que espera tu sí, que tiene un camino nuevo para ti. Y esto te llena de alegría y despierta lo mejor de ti mismo, aunque a veces también te confunde o te abruma, porque mucha de la gente que te rodea ven a la Iglesia con recelo, como una realidad de otro tiempo que juzga y se opone a los deseos de felicidad y de amor de los jóvenes... Y quizás por eso has decidido no contárselo a nadie y esperar que se pase esta racha para no complicarte la vida. 

Desde nuestro blog vocacional queremos animarte a que no dejes pasar este momento y a que no lo vivas solo. ¡Pide ayuda! Cuéntaselo a un sacerdote o un religioso/a, para que te ayuden a descubrir lo que Dios quiere de ti: ¿Puede haber un descubrimiento más grande?

Reza con confianza: “Aquí me tienes, Señor. Ciertamente no soy todavía como tú quisieras que fuera; ni siquiera logro entenderme a fondo a mí mismo, pero con tu ayuda estoy dispuesto a seguirte. Nada es imposible para quien se fía de ti y se entrega a ti. ¡Aquí me tienes!”.

¡Al Señor Jesús gloria y alabanza!

Entradas populares