15 de enero de 2015

ORDENACIÓN EN EL CONVENTO DE GRANOLLERS


El pasado domingo 11 de enero, fiesta del Bautismo del Señor, fue ordenado diácono fray Antonio Royo, de la fraternidad de Granollers (Barcelona), en la iglesia de Ntra. Sra. de Montserrat y San Antonio de Padua de la misma ciudad. ¡Damos gracias al Señor por el sí de nuestro hermano Antonio y por el ministerio que ejercerá a partir de ahora para bien de la Iglesia!

San Francisco, que según las fuentes llegó a ser diácono, comprendió bien que sólo se puede ser ministro en la Iglesia desde la amistad y el amor personal - vivido, renovado y profundizado constantemente - con Jesucristo. La amistad con Él, la pasión por Él y por el reino del Padre, como reino de vida, de justicia, de santidad y de paz, son el único fundamento de la razón de ser del ministro ordenado y de su misión en la Iglesia. Dirá san Francisco a los hermanos sacerdotes, pero que sirve también para los diáconos: “Considerad vuestra dignidad, hermanos sacerdotes, sed santos, porque El es santo. Y así como os ha honrado el Señor Dios, por razón de este ministerio por encima de todos, así también vosotros, por encima de todos amadle, reverenciadle y honradle.

En esta escuela, la del Señor Jesús pobre, humilde y siervo de sus hermanos, pedimos que permanezca siempre fray Antonio, para aprender a ser un buen diácono y, si Dios quiere dentro de unos meses, un santo sacerdote franciscano.

¡Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad!